lunes, 29 de octubre de 2007

La Ecosofía


Cuanta razón hay en el filósofo-psicólogo Felix Guattari cuando habla de ambiente. La perspectiva tecnocrática ha sido incapaz de enfrentar el desequilibrio ecológico y el deterioro en los modos humanos de vida. El llamado ‘desarrollo’ sólo ha servido para incrementar la opresión, la marginalidad, el desempleo y las neurosis. No ha sido para enriquecer la vida, la sensibilidad, la inteligencia colectiva o el deseo.

Incluso los países desarrollados tienen hoy núcleos de sobreexplotación y zonas crónicas de desempleo que estimulan la desesperación social. En el nuevo ‘orden’ mundial se confunden la tercermundización, las inmigraciones, el racismo, la explotación del trabajo femenino e infantil y las catástrofes ecológicas.



Esto hace necesaria una perspectiva diferente y global que Guattari denomina Ecosofía, articulación ético-política entre el medio ambiente, la sociedad y la subjetividad humana. De ser posible separar estos campos, la ‘ecosofía mental’ buscaría antídotos a la uniformación mass-mediática, al conformismo de las modas o a las manipulaciones de opinión, y al mismo tiempo reinventaría la relación del sujeto con su cuerpo, con sus fantasmas, con el tiempo, la vida y la muerte. La ‘ecosofía social’ se encargaría de reconstruir y modificar nuestros esquemas del ser-en-grupo a partir de mutaciones existenciales de la subjetividad.


Sin embargo para Guattari ningún campo puede plantearse soluciones sin la intervención de los otros. Las tres ecologías deben concebirse en bloque, articular una nueva subjetividad, un socius mutante y un medio ambiente reinventado. Sólo mediante esta triple articulación será posible enfrentar al Capitalismo Mundial Integrado.