domingo, 18 de noviembre de 2007

Los lugares de Romeo y Julieta


Verona es una de las ciudades más prósperas de Italia, ubicada a escasos kilómetros de Milán, Génova, Venecia y Florencia. Recorriendo sus calles uno verá que aún existe en Via Cappello 23 la casa de los Capuleto, construida en el siglo XIV con el emblema de la familia y un romántico balcón. Pese a que Julieta es un personaje inventado por Shakespeare, las familias Capuleto y Montecchi existieron realmente en el lugar, y decenas de turistas visitan diariamente lo que se conoce como Casa de Giulietta, se retratan junto a la estatua de la heroína y dejan cartas de amor que responde puntualmente una secretaria asignada al lugar.


Para proseguir el romántico recorrido, los visitantes pueden acudir a una cripta de piedra en el claustro de San Francesco al Corso, escenario conocido como la tumba de Julieta (izq), o ir a la Casa de Romeo en la Via della Arche Scaligeri.




En realidad, pese a que Verona conserva el ambiente con que Shakespeare matizó su más famosa historia de amor, lo importante en la ciudad son sus edificios que hablan de siglos de historia italiana. Verona fue municipio romano desde el año 49 antes de Cristo y aún quedan vestigios de ese pasado: para ejemplo está el gigantesco coliseo La Arena, el tercero más grande del mundo, terminado en el año 30 d.C. En vez de luchas de gladiadores hoy se destina a impresionantes montajes operísticos que reciben hasta 25 mil asistentes.


También está la Piazza delle Erbe, un mercado que funciona desde hace dos mil años y que en tiempos del imperio romano se encontraba en la confluencia de cuatro vías consulares: la Via Gallica, la Via Augusta, el Vicum Veronensium y la Via Postumia. Y otras construcciones romanas del siglo I d. C. como el Arco dei Gavi y el Puente Pietra.


Pero la plaza principal de Verona es la Piazza dei Signore, flanqueada por edificios medievales como el Palazzo del Capitano, el Palazzo del Comune, la Loggia del Consiglio, la Torre de Lamberti –del siglo XII con vista a toda la ciudad- y el Palazzo degli Scaligeri, residencia de la familia Scaligere que gobernó Verona por más de cien años. Bajo el arco de este último palacio está la Iglesia Románica de Santa María Antica, ante la cual se encuentran los Arche Sepolcrali, tumbas de Cangrande I, Mastino I, Mastino II y Cansignorio o Perro principal, que constituyen una joya arquitectónica del arte funerario gótico.


Además de las iglesias paleocristianas y los monasterios dominicos, benedictinos y franciscanos, dejando de lado los múltiples museos, esta ciudad de escasos 250 mil habitantes está resguardada por el castillo Castelvecchio, construido para Cangrande II entre 1355 y 1375. Castelvecchio fue por siglos una fortaleza militar, pero entre 1959 y 1973 fue restaurado para convertirlo en el prestigiado museo de arte que alberga una amplia colección de esculturas románicas y pinturas medievales y renacentistas.

1 comentario:

Anónimo dijo...

me ha fasinado me pusieron 20 en mi trabajo de romeo y julieta