viernes, 7 de septiembre de 2007

Los lugares de Madame Bovary


En el post anterior nos prometimos realizar un viaje a los sitios de Madame Bovary y este es el momento de hacerlo. La Haute Normandie, con sus tres regiones (Vexin Normand, Pays de Caux y Pays de Bray) es todavía predominantemente rural, famosa por producir el queso Neufchâtel. Por eso la novela lleva como subtítulo ‘costumbres provincianas’. Cuando Charles Bovary llega a la escuela en Rouen llama la atención por su aspecto de muchacho de campo, acostumbrado a ver a su padre con la patilla unida al mostacho y haciendo resonar las espuelas.


Todavía en 2007, año de Flaubert, es posible visitar los lugares de su novela e imaginarnos los ambientes que describe -pese a que en el Rouen de Madame Bovary se viajaba en cabriolé, tílburi, calesa o landó y los hombres usaban redingote y sombrero de copa-. En el interior de Notre Dame se da el esperado encuentro de Emma con su segundo amante y en un cabriolé el extenso recorrido por las calles, puentes, parques y alrededores de Rouen, con el caballo cansado, el cochero enfadado y la pareja ocupada en dar rienda suelta a su agitado amor.


Entre los museos de Rouen destaca en la rue de Lecat el Museo Flaubert de Historia de la Medicina. Se ubica en la casa donde nació Gustave Flaubert y además de las habitaciones de nuestro escritor, hay múltiples salas dedicadas a la profesión de su padre y su tío, pues ambos fueron cirujanos y vivieron allí entre 1816 y 1882.


Hay un jardín de plantas medicinales, una colección de instrumentos quirúrgicos de los siglos XVII al XIX, una sala dedicada a la evolución del conocimiento de la anatomía, una colección de 200 recipientes de botica de los siglos XVII, XVIII y XIX y un conjunto de rostros en cerámica que hablan del intento de F. G. Gall por reconstruir el carácter humano a partir de la fisonomía.


Pero aprovechando el viaje, los y las feministas podemos ver más allá de los lugares de la Bovary: el Museo Jeanne d’Arc reconstruye la vida de Juana de Arco, heroína de la vida real procesada justamente en Rouen y quemada en el año de 1431 en la Place de Vieux Marché frente a la calle donde hoy está el Museo. El sitio tiene además una sala dedicada a las ‘Juana de Arco’ extranjeras.


Destaca también el Museo Nacional de la Educación, fundado en 1897 por Jules Ferry unos años después de que hiciera votar las leyes que instituyeron en Francia la gratuidad, laicidad y obligatoriedad de la educación primaria. El edificio, construido en 1470, fue acondicionado para repasar cinco siglos de escuelas y educación en Francia, con recreación de mobiliarios y colecciones de fotografías y libros de texto.

Y a unos cuantos kilómetros de Rouen está el mítico Yonville l’Abbaye, del cual aún se conservan los mapas que Flaubert trazó cuando estaba planeando su novela. Los pobladores de Ry, basados en estos mapas, aseguran que viven en el mismo lugar de los amoríos de la Bovary con Rodolphe Boulanger, y ya hasta montaron allí una estatua en honor al escritor.

2 comentarios:

Macu dijo...

Gracias Hernando. Soy admiradora de Flaubert. Emma es mi personaje favorito. La semana que viene voy a Normandía y quiero visitar sus lugares... He encontrado tu blog ¡¡desde México!!! y me ha entusiasmado.

Un saludo desde Madrid (España): Macu

Macu dijo...

Gracias Hernando. Soy admiradora de Flaubert. Emma es mi personaje favorito. La semana que viene voy a Normandía y quiero visitar sus lugares... He encontrado tu blog ¡¡desde México!!! y me ha entusiasmado.

Un saludo desde Madrid (España): Macu