jueves, 13 de septiembre de 2007

Nahui Olin (I)

Con datos del libro de Adriana Malvido: Nahui Olin, la mujer del sol


Después de la cuarta destrucción del mundo, los dioses aztecas se reunieron para dar lugar a un quinto sol. Este fue Nahui Olin, el sol del movimiento, el de nosotros. Sólo una mujer cuyos ojos fueran a la vez sol e infierno, puerta de la provocación y del escándalo, podía llegar a llamarse así. Sólo una niña de diez años con alcances para escribir: “no he vencido con libertad la vida, teniendo derecho a gustar de los placeres, estando destinada a ser vendida como los esclavos, a un marido”. Gerardo Murillo amó a esa mujer -muchos la amaron hechizados por el fuego místico de su mirada- y la rebautizó para que tomara, en el centro del calendario indígena de México, su lugar.


Carmen Mondragón nació el 8 de julio de 1893 en Tacubaya. Su padre, el general Manuel Mondragón, era conocido en Francia como diseñador de armamento y viaja allá por orden de Porfirio Díaz. Esto permite a la niña estudiar en colegios galos entre los 5 y los 12 años. Inteligente y precoz, registra en esa época una conversación con su madre en la que concluye que no debe nada a Dios: “Yo nací contra mi voluntad y nada le debo a ese señor… reza tú por mí y déjame ver las flores que me hablan de amor”.

En 1913 el general Mondragón es desterrado a Europa por apoyar a Madero, traicionarlo y encabezar, al lado de Victoriano Huerta, su asesinato. Casada con Manuel Rodríguez Lozano, Carmen conoce a Picasso, a Matisse y a Jean Cassou. Ella también pinta, pero a su manera, sin aceptar ninguna convención ni escuela. Luego parte con su familia a España al estallar la Primera Guerra Mundial, y vuelve a México en 1921. Conoce entonces a Gerardo Murillo, el Dr. Atl, y renace convertida en Nahui Olin para escribir, pintar y amar con una libertad que medio siglo después todavía parecía imposible: “Perfora con tu falo mi carne, perfora mis entrañas, desbarata todo mi ser, bebe toda mi sangre… y con la última gota que me quede escribiré esta palabra: te amo”.

2 comentarios:

Demian dijo...

Conozco a una mujer muy parecida en esencia, su nombre es Flor y es casi imposible atraparla, no soy muy inteligente pero creo que hay que prestarle un poco más de atención al tiempo, los siglos y otras cosas. Es posible reinventar el mundo de muchas formas.

Jaja escribiste esto el día de mi cumpleaños 19??? Ese día la conocí

Anónimo dijo...

Sin lugar a dudas Nahui Ollin fue una mujer fuera de serie no me explico como un ser humano puede reunir tantas cualidades pintora,poetiza,escritora,modelo,pianista,amen de haber sido la mijer mas hermosa de Mexico en su tiempo es evidente que no pertenecia a esa epoca ya que fue muy criticada y rechazada por la sociedad tanto como por su familia ahora descansa en paz en el panteon Español cuartel y fosa 503